This is the way we live
¡Hey, hey, hey! Aquí Sam. Mi nombre es Samuel Hewitt, pero todos me llaman Sam. Tengo 20 años y voy a la academia Ayla. Tengo un pequeño secreto guardado bajo llave que jamas te contare... soy un águila real. Oh, y si eres una chica, llamame.

1 of 12   –  next

Oh, suelo…

harmonyarias:

- ¿De vuelta? - preguntó ya que no lo había visto antes - Yo, genial - dijo sonriente

image

— Sí, estuve por aquí molestando un poco y luego tuve que irme por un tiempo, pero he vuelto—sonrió—. Me alegro mucho. Soy Sam—estiró su mano para estrecharla con la de la chica.

image

Oh, suelo…

mars-zuiverhart:

-Tu mamá no cuenta, querido Sam. -dijo, intentando no ponerse a reír, y acercando su mano al chico, para que se pusiera en pie.

image

— Oh, no la cuento, sino serían como cincuenta besos más que agregar a la lista de besos que tuve después del tuyo—sonrió al ver su mano y la tomó, acercándola a sus labios para dejar un suave beso en ella.

image

Oh, suelo…

harmonyarias:

- ¿Te sientes bien? - preguntó algo confundida

image

— ¡Mejor que bien! Estoy de vuelta aquí, me siento genial, ¿tú?

image

Oh, suelo…

mars-zuiverhart:

-Bueno, no me beso con todo el mundo. Eso te da cierto toque de especialidad en mi vida. -dijo, en tono de broma, aunque era verdad.

image

— Me alegra oír eso de que no te besas con todo el mundo, ojala pudiera decir lo mismo—agregó, queriendo jugarle una broma a la rubia.

image

Oh, suelo…

mars-zuiverhart:

-Oh, genial. Alguna gente me identifica cómo un tigre, y lo encuentro lógico. Luego estás tú. Con el suelo. Me encanta. -bromeó, riendo. Había extrañado más al pelirrojo de lo que sus facciones mostraban.

image

— Lo sé, lo sé, soy más especial en tu vida que los demás. No tienes que andar gritándolo, los demás se pondrán celosos—rió.

image

Oh, suelo…

mars-zuiverhart:

-¿Le estás hablando al suelo, Sam? -preguntó, mirando al chico en este.

image

Levantó la vista para ver a quien le había hablado, aunque ya reconocía su voz—. No, sólo te cambié el nombre a “Suelo” y estaba imaginando que el suelo eras tú—bromeó.

image

Oh, suelo…

te extrañe tanto— dijo en un suspiro, tirándose al suelo y dándole un corto beso.

image

mars-zuiverhart:

Intentó recuperar algo de aire en la pausa, pero casi le fue imposible. Sam volvió a besarla, cosa que agradeció. Se estremeció al notar al chico recorrer su espalda, y atraerla más hacia él. Se dejó hacer, hasta que los dos comprendieron que esa distancia era casi inexistente, imposible de recortar.  Escuchó las palabras del pelirrojo, y sonrió. -Te quiero, Sam. -anunció. -Te quiero mucho. -

image

Al oír las palabras de la chica, suspiro aliviado, sintiendo como si se hubiera sacado una mochila pesada de la espalda. Sonrió y volvió a besarla, esta vez colocando sus manos en las mejillas de la chica. Comenzó a sentir que algo caía desde arriba, pero no le prestó atención hasta que comenzó a sentirse más fuerte: la lluvia. No le dio importancia, pues supuso que a la chica le gustaría. Se separó de ella un segundo, levantando la vista para observar las gotas caer.

image

mars-zuiverhart:

No supo exactamente cuanto tiempo tardó en besarla, pero los segundos parecían enternos. Recibió al chico, moviendo mutuamente sus labios. Al cabo de un rato, los dos aceleraron el paso. La pasión llevaba el beso, sin ninguno de los dos poder tener control sobre sus acciones. Mars hizo un puño con la camisa del chico, mientras lo acercaba más a ella. Quizá, llevara demasiado tiempo esperando eso.

image

Gimoteó un poco, separándose un segundo para tomar aire y luego la tomó de la cintura, volviendo al beso. Pasó sus manos por la cintura y espalda de la rubia, buscando una manera de atraerla más a él, aunque sabía que no era posible. Sus cuerpos se encontraban perfectamente unidos, como si fueran dos piezas de un rompecabezas. Volvió a separarse, un poco inconsciente de lo que hacía— Te quiero, Mars— dijo en un susurro. No estaba seguro si era lo correcto haberlo dicho, tal vez había arruinado el momento y comenzó a sentirse mal por eso.

mars-zuiverhart:

Agarró sus manos con fuerza. Ahora mismo, le parecían lo único seguro. Lo único que no se derrumbaría. Aún sin abrir los ojos, habló. -Puedes hacerlo Sam, puedes hacerlo -murmuró, subiendo sus párpados a un ritmo lento y seguro.

image

Esperó a oír la aprobación de la chica, la miró un poco dudoso, sin saber si realmente estaba segura. Sin embargo, la necesidad se apoderó de él, haciendo juntar sus labios con los de Mars. Al principio fue lento y dulce, pero luego fue tomando energía, transformándose en un besó apasionado, lleno de deseo.

image

©   THEME